Tres metros sobre el cielo

Un drama romántico adolescente que terminará arrastrando a la pareja a un frenético viaje iniciático en donde juntos descubrirán el primer gran amor. Ella es una chica de clase media-alta que está educada en la bondad, en la inocencia y en las normas. Él es un chico rebelde, impulsivo, inconsciente, aficionado al riesgo y al peligro, enzarzado en un sinfín de peleas y carreras ilegales de motos, al límite del sentido común.

CRITICA Tres metros sobre el cielo es el reflejo de lo que encontramos en las series de televisión hoy en día. Con una temática ya muy trabajada y unos actores conocidos y que agradarán a los adolescentes por ser figuras importantes en la pequeña pantalla, nos presenta una historia sin mucho que comentar: una joven chica, de buena posición, se acaba enamorando del chico conflictivo de turno, que encarna todo lo contrario de lo que está acostumbrada a ver. Con este pretexto tan sencillo de entender, la película nos explica los amores y desamores de esta peculiar pareja en la que la se enfrentarán constantemente el odio, la pasión y las diferencias entre ambos. Y es curioso, pero viendo el éxito que un film de estos puede tener en la gran pantalla, hace que uno se replantee el estilo cinematográfico que vale la pena trabajar. Realmente, la película aporta verdaderamente poco. Se puede resumir, a lo largo de las casi dos horas que dura, en lo que se ha comentado anteriormente. Están presentes contravalores como la violencia. El protagonista, H., personaliza todo tipo de situaciones violentas por motivos de todo tipo: desde una pelea con un “rival” popular por recuperar una joya que pertenecía a su chica, pasando por entrar sin permiso en una fiesta y destrozar todo; o pegar un puñetazo a un joven que intenta socorrer a su novia, si es que se le puede llamar así. Otra de las temáticas más trilladas en la película es el tema de vivir fuera de la legalidad como forma de vida “más divertida” o “verdaderamente buena”. El film nos presenta a una joven cohibida, encerrada en sí misma y que no sabe lo que es disfrutar y vivir hasta que no conoce a H. Al menos, al final se acaba demostrando que ese otro estilo de vida verdaderamente no llega a ningún sitio. En cuanto al tema del amor y el sexo, hay que destacar que los tratan de una manera muy superflua. Y es que se presenta una relación de amor “perfecto” entre dos adolescentes cuando realmente no es así. Encarnan esa fase del enamoramiento en la que todo se ve desde una perspectiva positiva pese a que la realidad es distinta. Además, como se ha comentado anteriormente, la película está hecha para el lucimiento de los actores, que hacen gala de sus cuerpos de gimnasio durante esas casi dos horas. En resumen, se trata de una película bastante vacía y con un argumento ya excesivamente explotado en el cine y en series de televisión actuales. La puesta en escena resultará atractiva, sobre todo para adolescentes, por la presencia de personajes conocidos y con gran tirada, como Mario Casas o María Valverde, todo sin contar con la aparición de otros conocidos de Física o Química, entre otros. Pero a la larga, la película se hace monótona, aunque se ha de reconocer que está llena de situaciones “de ir y venir”. Al menos, al parecer la plasmación del libro de Federico Moccia no es del todo mala. En definitiva, una película que puede resultar relativamente entretenida, destinada a un público muy concreto, y que utiliza actores conocidos para conseguir el objetivo de recaudar el máximo dinero posibles. Al menos, eso sí parece haberlo conseguido.

VALORACIÓN: +

CONTIENE ( 0 a 6 ):
HUMOR: 2
ACCIÓN: 4
VIOLENCIA: 1
SEXO: 2

(Datos facilitados por la Asociación de Telespectadores de Cataluña)

No obstante esta película ha gustado a la mayoría del público, habiendo tenido una recaudación en España de 8.383.744 €

Alquiler

2 créditos
48 horas

Compra

3 créditos

Clasificación: Mayores de 13 años

Género: Cine español

Director: Fernando González Molina

Reparto: Mario Casas, María Valverde, Luis Fernández, Diego Martín, Álvaro Cervantes, Nerea Camacho, Andrea Duro, Marina Salas