Appaloosa

1882. Dos amigos nómadas, convertidos en cooperadores del orden y la ley allá donde sea necesario, son contratados por las autoridades de Appaloosa para reinstaurar la cordura y capturar a Bragg y su banda, que tiene atemorizada a la población. El trabajo se complica, como también se complica la vida sentimental de los protagonistas con la llegada de una caótica y joven viuda.

Crítica: La novela de Robet B. Parker –publicada en 2005- es la base de la segunda película que dirige y protagoniza el magnífico actor Ed Harris. Como guionista se ha hecho acompañar de otro actor, Knott, que debuta como escritor de largometrajes. Es curioso como uno de los géneros que fueron más populares y prolíficos en el esplendor de Hollywood se ha convertido, desde los 80 aproximadamente, en uno de los géneros menos frecuentes y más proclives al espectador cinéfilo. “Sin perdón”, “El asesinato de Jesse James por el cobarde de Robert Ford” o “El tren de las 3.10” son un remanso de autorreferencias, estudio de tipologías y lugares comunes de ese universo propio que ha construido el espacio western. Precisamente es el espacio y la lucha por él –sus límites físicos y morales- lo que centra el discurso del género en general y de esta película en particular: el nombre del pueblo; la separación entre la sociedad civilizada que viven en la zona habitada y la sociedad vandálico de Bragg que vive en los márgenes o la corrupción del poder que se acomoda al ascenso social del que anteriormente perseguían demuestran cómo se diluyen algunas de las fronteras entre la ley y la extorsión. A pesar de estas constantes que suscitan interés y que están bien filmadas, la película tiene un ritmo irregular. Cuando parece que llega el fin natural de la historia, se produce un cambio bastante abrupto que anuda la trama de nuevo y que la lleva en una nueva dirección. De hecho aunque no la alarga de un modo del todo articial, sí que queda algo forzada. Por otra parte, se nota que director y guionistas son actores, porque sin duda lo más cuidado son los parcos y flemáticos diálogos entre ambos protagonistas: el propio Harris y Mortensen. Ambos personajes son representantes del crepúsculo de una época y del deseo épico y heroico, y por ello se mueven poco, hablan poco, aunque dicen mucho. Es interesante el giro y crecimiento final de Everett, y con él cierto destronamiento como líder de Cole, aunque la voz en off es bastante redundante e innecesaria. No deja de ser lamentable el misógino papel que se le otorga a la mujer representada casi exclusivamente por Allison: una especie de Pandora, algo ligera de casos –por decirlo de algún modo-, que no manifiesta el sentido común y capacidad de liderazgo que ofrecían las mujeres de los films de John Ford.

VALORACIÓN: + + +

CONTIENE (0 a 3):
HUMOR: 1
ACCIÓN: 1,5
VIOLENCIA: 1
SEXO: 1

( Datos facilitados por la Asociación de Telespectadores de Cataluña )

Alquiler

2 créditos
48 horas

Compra

3 créditos

Clasificación: Mayores de 13 años

Género: Bélico/Oeste

Director: Ed Harris; guionista Ed Harris, Robert Knott (Novela: Robert B. Parker)

Reparto: Viggo Mortensen, Ed Harris, Renée Zellweger, Jeremy Irons, Timothy Spall, Ariadna Gil, James Gammon, Cerris Morgan-Moyer, Tom Bower