Como la vida misma (2010)

Holly Berenson es la responsable de un prometedor servicio de catering, y Eric Messer es un prometedor director televisivo en el campo de deportes. Después de una desastrosa primera cita, lo único que tienen en común es la antipatía que el uno siente hacia el otro y la amistad con Alison y Peter, los padres de su ahijada, Sophie. Cuando éstos mueren de repente en un accidente, Holly y Messer se ven obligados a dejar de un lado sus diferencias para cuidar a la pequeña.

CRITICA La última comedia de la encasillada Katherine Heigl no se diferencia en nada con lo que ya nos tiene acostumbrados. Puede que la historia nos resulte novedosa a primera vista, pero los personajes que los protagonistas encarnan -ella responsable frente a un hombre despreocupado y ligón-, recuerdan mucho a los que ya vimos en La cruda realidad. En esta ocasión, les acompaña en el repertorio un bebé huérfano que les permitirá darse cuenta de lo importante que resultan los lazos familiares para crecer y madurar como persona. Hasta aquí bien, aunque hay pegas. La película es muy predecible de principio a fin y se centran demasiado, para alargar la historia, en algunos conflictos de la pareja que no son tan graves. En cambio, dedican tan pocos minutos al luto de los padres de su ahijada –por cierto, sus mejores amigos-, que no deja de ser una prueba de lo simplona que puede llegar a ser. A algunos les hará pasar el rato.

VALORACIÓN: + +

CONTIENE ( 0 a 6 ):
HUMOR: 2
ACCIÓN:
VIOLENCIA:
SEXO: 3

(Datos facilitados por la Asociación de Telespectadores de Cataluña)

Alquiler

2 créditos
48 horas

Compra

3 créditos

Clasificación: Mayores de 13 años

Género: Comedia

Director: Greg Berlanti

Reparto: Katherine Heigl, Josh Duhamel, Christina Hendricks, Josh Lucas