Batman begins

Años después del asesinato de sus padres, un desilusionado Bruce Wayne viaja por el mundo buscando cómo combatir la injusticia y cómo utilizar el miedo contra los que se aprovechan, precisamente, de los que tienen miedo. Tras regresar a su ciudad natal, Gotham, Bruce crea su alter ego-justiciero: Batman. Batman utiliza su fuerza, su inteligencia y la tecnología para acabar con el mal que invade la ciudad, mientras Bruce Wayne es, en sociedad, un millonario, frívolo y vividor.

CriticaCon esta entrega fílmica del héroe creado en 1939 por Bob Kane para DC Comics, la Warner ha dado una vuelta de tuerca a todas las versiones anteriores de Batman -incluidas las dos de Tim Burton- y, en general, a las adaptaciones de héroes de papel al celuloide. Sin duda, esto ha sido así gracias al talento de Goyer en el guión, Nolan en la dirección y al trabajo excelente de un reparto de lujo. Aunque es cierto que Peter Parker (Spider-man) es uno de los superhéroes más cercanos y frágiles (las, hasta ahora, dos adaptaciones de Sam Raimi también son excelentes), hay que otorgarle a Batman el privilegio de una mayor normalidad. Y es que el “hombre murciélago” no cuenta con ningún superpoder especial. Su poder es su pericia, su fuerza trabajada con duros entrenamientos y el uso de la tecnología aplicada, en cooperación con sus grandes confidentes: su mayordomo (en "Batman begins" el magistral Michael Caine) y un ejecutivo de Wayne Industries, Lucius Fox (un muy en su sitio Morgan Freeman). Esta mayor normalidad y humanidad permiten a Christopher Nolan explotar, en el guión, la baza de las motivaciones humanas, sobre todo para indagar en la oscuridad del alma del joven Wayne. En este sentido, cuando se supo que Nolan iba a ser el director de la nueva entrega de Batman (algo que fue definitivo para que Christian Bale aceptara ponerse al frente del reparto), se alzaron más expectativas para encontrarse con una película menos comercial y convencional y más arriesgada. Nolan, conocido por la ya pieza de culto "Memento" y la interesante "Insomnio", se siente atraído por los personajes obsesivos y en continua lucha con su interioridad. Por eso, Batman/Wayne era una presa fácil en manos de este joven director inglés; un pasado duro, una insaciable sed de venganza en lucha con la sed de justicia, la presión de las circunstancias y de la libertad son algunos de los rasgos que acompañan el nacimiento y origen de este superhéroe. En consecuencia, los 140 minutos, que no se hacen nada “pesados”, confirman que Nolan es capaz -como otros grandes genios del cine- de aunar comercialidad (o llegar a todos los públicos) e inteligencia y creatividad (o satisfacer a otro tipo de espectadores). Una trayectoria muy similar a la de actor protagonista, que siempre ha escogido cuidadosamente sus trabajos, a caballo entre esos dos caminos que, como demuestran, no tienen porqué estar reñidos. Bale se enfunda en el traje de Batman sin dejar de ser el atormentado Wayne, lo que otorga más cohesión y credibilidad a su propio drama personal. A pesar de que Nolan paga la novatada de filmar por primer vez escenas de acción -que no quedan muy claras por el tipo de planos y el exceso de oscuridad, tanto en la iluminación como en el vestuario-, la película es un gran entretenimiento, que deja con ganas de “más”. Algo que aún no está confirmado ni por la productora ni por Nolan ni Bale.

VALORACIÓN. + + + +
.
CONTIENE (0a3):
HUMOR: 1
ACCIÓN: 2,5
VIOLENCIA: 1,5
SEXO:

Alquiler

2 créditos
48 horas

Compra

3 créditos

Clasificación: Mayores de 13 años

Género: Acción/Aventura

Director: Christopher Nolan ; Guionista David S. Goyer, Christopher Nolan

Reparto: Ken Watanabe, Cillian Murphy, Gary Oldman, Morgan Freeman, Liam Neeson, Katie Holmes, Michael Caine, Christian Bale