Origen

Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) es un hábil ladrón, el mejor en el peligroso arte de la extracción: el robo de valiosos secretos desde la profundidad del subconsciente durante el sueño, momento en que la mente es más vulnerable. La excepcional capacidad de Cobb le ha permitido llegar a ser un codiciado jugador en este nuevo mundo de espionaje corporativo, pero también le ha convertido en un fugitivo internacional y le ha hecho perder todo lo que le importaba. Ahora se le ofrece la oportunidad de redimirse. Un último trabajo podría devolverle su vida anterior si logra lo imposible. En lugar del robo perfecto, Cobb y su equipo de especialistas tienen que invertir la operación; su trabajo no consiste en robar una idea, sino en colocar una. Si tienen éxito, podría ser el crimen perfecto.

CRITICA “Hace aproximadamente diez años, quedé cautivado por el mundo de los sueños y la relación de nuestra vida consciente con nuestra vida onírica. Siempre me pareció una paradoja interesante el hecho de que todo lo que aparece dentro de un sueño (ya sea terrorífico, feliz o fantástico) proceda, al parecer, de nuestra propia mente, lo cual implica que el potencial de la imaginación es absolutamente increíble. Entonces, empecé a pensar en cómo aplicar todo eso a una película de acción a gran escala con una dimensión muy humana”. Así define Nolan el origen de Origen, su nueva y ambiciosa película, en la que da un paso más al frente en sus inquietudes cinematográficas y personales. Desde Memento, pasando por Insomnio o El truco final, el director inglés ha introducido en sus guiones tramas relacionadas con la memoria, la mente y la línea que divide lo real, lo imaginado o lo simulado. Además, con la saga Batman, demostró que Shakespeare encaja muy bien en una cultura popular bien elaborada. Toda esta carrera anterior ha cuajado perfectamente en Origen. En ella, Christopher Nolan demuestra una vez más su dominio del thriller y de los profundos dilemas humanos. Sus laberintos narrativos, que arrancaron con la magnífica y ya citada Memento, dan nuevos y brillantes frutos visuales. El propio director define una de las claves del film, del que mejor no dar muchos dagtos: “El centro de la película es el concepto de que una idea es, en realidad, el parásito más poderoso y resistente. Siempre queda un rastro de ella en tu mente... escondido en algún lugar. El pensamiento de que alguien pueda dominar la capacidad de invadir nuestro mundo onírico en un sentido puramente físico, y robar una idea, sin importar lo privada que sea, resulta imponente”. El guión –complejo y fragmentado espacial y temoralmente (como la memoria, los recuerdos y la mente humana)- ofrece una lección de conceptos originales expresados de original modo visual. Nolan se apoya en la imagen, en la realización y en el poder onírico del cine, algo que los vanguardistas ya descubrieron en los inicios del cinematógrafo. Sin embargo, todo sería fuego de artificio si los personajes y sus conflictos fueran meros instrumentos al servicio de los efectos especiales. Más bien es el caso contrario. La relación de Cobb con su fantasmagórica mujer habla de emociones cargadas de fidelidad y de un amor tan auténtico como el del multimillonario Fischer, que busca la aceptación de su moribundo padre. Todos los actores saben conectar con esos dilemas tan humanos y, como se ha dicho, también tan shakesperianos, en parte gracias a una fotografía bella e icónica y gracias a un guión para el gran público, al mismo tiempo que sutil y elegante; algo nada frecuente en el cine de los grandes estudios. El rodaje, de carácter internacional (Tokio, Inglaterra, París, Tánger, Los Angeles, Calgary), ha sabido integrar muy bien todos esos niveles de localizaciones, como la música solemne del consagrado Hans Zimmer. Una apuesta por la inteligencia, el espectáculo y la emoción.

VALORACIÓN: + + + + +

CONTIENE ( 0 a 6 ):
HUMOR:
ACCIÓN: 5
VIOLENCIA: 4
SEXO:

(Datos facilitados por la Asociación de Telespectadores de Cataluña)

Alquiler

2 créditos
48 horas

Compra

3 créditos

Clasificación: Mayores de 13 años

Género: Ciencia ficción

Director: Christopher Nolan

Reparto: Leonardo DiCaprio, Ken Watanabe, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page, Tom Hardy, Cillian Murphy, Tom Berenger.